BERNARDO MONTEAGUDO

BERNARDO MONTEAGUDO
Perseguido por la calumnia y asesinado en Lima, la historia oficial acusó a Monteagudo de crímenes y perversiones. Lo llamaron “vicioso”, “jacobino histérico”, “carnicero”, “mulato”, “zambo”, “terrorista”, “asesino”, “réprobo”, “discípulo del Diablo”. ¿Por qué tanta saña contra uno de los ideólogos más brillantes de Sudamérica: promotor de la liberación de esclavos e indígenas, fundador de media docena de periódicos, impulsor de la Revolución de Chuquisaca, brazo derecho de Castelli, cerebro de la Asamblea del Año XIII, asistente de O´Higgins, amigo y asesor de San Martín, estadista del Perú independiente, protegido de Bolívar? Porque Monteagudo tuvo una idea grandiosa, a la que dio su vida: la unión sudamericana. “Un hombre grande y terrible –escribió un historiador- concibió la colosal tentativa de la alianza entre las Repúblicas recién nacidas, y era el único capaz de encaminarla a su arduo fin. Monteagudo fue ese hombre.” En esta emocionante y documentada biografía, que sigue al patriota tucumano en su periplo libertador por toda América, Garin sostiene que la dicotomía de fondo en las naciones recién independizadas no fue entre monarquistas y republicanos, o entre unitarios y federales, sino entre continentalistas y localistas. Las oligarquías, ansiosas de mandar en sus terruños como en posesiones privadas, se asociaron con los nuevos imperialismos para “descuartizar” América en repúblicas fragmentarias, más fáciles de dominar. Monteagudo y su recuerdo debían perecer.

lunes, 30 de abril de 2012

GARIN DISERTÓ SOBRE CASTELLI Y MONTEAGUDO EN STAND PRESIDENCIA DE LA NACION DE FERIA DEL LIBRO

El escritor y abogado de DDHH Javier Garin, autor de libros sobre Belgrano y Monteagudo, disertó el pasado 28 de abril a las 19 horas en el stand de Presidencia de la Nación en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. En dicha oportunidad lo acompaño en el panel el periodista y polemista Lucas Carrasco frente a un numeroso y heterogéneo público que siguió el debate con atención. Garin agradeció a la Presidenta de la Nación y la Secretaría de Cultura así como a los organizadores del stand por la oportunidad de recordar a "estos grandes próceres malditos de nuestra historia", en cierto modo fundadores del pensamiento nacional americanista, y señaló que ellos son, como sectores sociales enteros -indios, gauchos- "los desaparecidos de la Historia oficial". "Hay un interés renovado en figuras como Castelli y Monteagudo porque el público presiente que en su silenciamiento por los historiadores de la oligarquía pesan razones que todavía siguen vigentes y que sólo ahora se empiezan a revertir", dijo Garin, quien destacó que este interés ha renacido a partir del 2003 como síntoma de un "cambio de época" y un "renacimiento del espíritu nacional". Presenciaron la charla representantes de la Asociación Cultural Belgraniana de Lomas de Zamora, del Instituto Sanmartiniano de Esteban Echeverría, del Espacio Monteagudo y del grupo Castelli, que propone la reivindicación del orador de Mayo y un homenaje oficial para el prócer, a celebrarse cuando se cumplan doscientos años de su muerte el 12 de octubre de 2012. Asimismo, hubo artistas en vivo: un grupo de pintores populares hizo un retrato de Juan José Castelli a la vista del público, y los actores de la compañía de improvisación "Mosquito" hicieron reir con una representación cómica de época. Garin destacó como ideas distintivas de Castelli y Monteagudo -quienes fueron maestro y discípulo- dos concepciones "prohibidísimas y rechazadísimas por los historiadores de la oligarquía": la de la emancipación de los indios y la de unidad continental hispanoamericana. "Estas dos grandes ideas fueron expresadas por primera vez en las ruinas místicas y sagradas de Tiwanacu por Castelli y Monteagudo al celebrarse el primer aniversario del 25 de mayo con la lectura del decreto de emancipación de los indios", recordó Garin, quien hizo un repaso de las consecuencias de ese acto revolucionario y de las tentativas de confederar a América del Sur. Tambien citó muchos pensamientos de estos próceres "que pueden hacerse extensivos al presente ya que en aquellos tiempos, como ahora, abundaban los cipayos pregonando el miedo y el no se puede y sembrando infamias y mentiras contra los gobiernos revolucionarios". Por su parte, Lucas Carrasco hizo hincapié en una "visión crítica" del proceso de Mayo y planteó que la gran tragedia del movimiento emancipador fue la falta de conexión firme y duradera entre el grupo jacobino, integrado por Castelli, Moreno, Belgrano y Monteagudo, y las masas populares que en el Río de la Plata estaban encabezadas por Artigas. VER TEXTO COMPLETO DE LA CONFERENCIA DE GARIN EN UNO DE LOS ENLACES DE ESTE MISMO BLOG.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada